La Bella y La Bestia: Un cuento clásico de Disney

La historia de la Bella y la Bestia cuento clásico, cuenta que érase una vez una jovencita preciosa llamada Bella, que vivía a las afueras de la aldea con su padre.

Bella desde muy pequeña le gustaba leer, ya que era lo único que alimentaba su imaginación y satisfacía su gran curiosidad.

Como ella era la única en la aldea que le gustaba leer, hizo que tuviera muy pocos amigos, y las personas de su alrededor no tenían nada en común de qué hablar con ella.

Un radiante día, salió de su casa cantando para devolver un libro a la biblioteca.

Bella caminando hacia la aldea

Mientras lo hacía, se encontró con muchas personas y a todos saludaba con agrado, pero ellos la miraban de una forma extraña, ya que siempre estaba con sus dichosos libros.

Cuando llegó a la biblioteca, devolvió el libro y le pregunto al dueño.

-Algo nuevo qué leer?.

-Lo siento Bella, pero ya has leído todo los libros que tengo…  puedes releerlos si lo deseas.

-No se preocupe, sus libros son lo único que me permiten viajar lejos y vivir aventuras en mi mente.

Tomó un libro que ya había leído y se fue, aunque era un libro viejo y repetido, era lo único que le gustaba.

Al ser la más hermosa de la aldea nunca le faltaban pretendientes, así que el más guapo de todos los hombres de la aldea siempre la intentaba cortejar. Cuando la vio, se le acercó…

-Hola Bella, hoy estás más bella de lo normal.

-Hola Gastón, cómo estas?.

-Mejor ahora, que veo a la más bella de esta aldea.

Mientras Gastón le hablaba, le cogió su libro estando desprevenida, y le preguntó.

-Otra vez tú y tus libritos ¿cuál es este?.

-Es el de Romeo y Julieta, ¿lo has leído alguna vez?.

-Nah… esos cuentos de hadas no me gustan, mejor lee algún tipo de recetario y cocíname algo bueno.

Gaston de la bella y la bestia

Aburrida de los comentarios de Gastón, tomó sus libros y se fue a su casa.

El padre de Bella realizaba diferentes tipos de trabajos para poder poner comida en la mesa, así que cuando llegó de la aldea le dijo:

-Hija, mañana iré al bosque a buscar madera, ya que me encargaron una mesa.

-Está bien papá, ¿será un viaje muy largo?.

-No, iré por la mañana y debería estar aquí en la tarde.

-Está bien, dejaré la comida lista para cuando regreses.

Al otro día, su padre se fue al bosque como le había dicho a Bella, sin embargo, unos ruidos extraños llamaron su atención, así que decidió adentrarse aún más en el bosque.

Cuando lo hizo vio un castillo, se acercó y llamó a la puerta, pero nadie le contestó…  así que gritó.

-Hay alguien ahí???.

Pero nadie respondió, así que el padre de Bella caminó por los alrededores y vio un hermoso jardín de rosas rojas.

Pensó coger una para su querida hija, y cuando cortó la primera, una gran sombra se posó sobre él. Al darse la vuelta pudo ver una gran Bestia que le gritó.

-LADRÓN!!! ERES UN LADRÓN!! Quieres robarme mis rosas.

-Perdón, sólo quería regalarle una rosa a mi hija..  Dijo asustado el padre de Bella.

-LADRÓN, AHORA TE CASTIGARÉ Y TE ENCERRARÉ POR ROBAR MIS ROSAS!!! Gritó la Bestia.

Mientras tanto, en su casa, Bella preparaba la comida para cuando llegara su padre para que encontrara la comida caliente y lista…

Pero pasaron las horas y aún no había vuelto, llegó la noche y Bella preocupada, cogió un caballo y salió a buscar a su padre.

Buscó y buscó hasta que encontró el castillo, se acercó, y gritó con todas sus fuerzas…

-PAPÁ, PAPÁ !!!.

Y con eso escuchó los gritos de su padre!!. Siguió su voz hasta encontrarlo, y vio que estaba encerrado en el calabozo del castillo.

-¿Papá qué ha sucedido?.

-Me han encerrado por haber cogido una flor que no me pertenecía, ahora me han castigado encerrándome aquí.

-¿Pero quién ha sido?.

En eso que aparece una sombra espeluznante que envuelve a Bella.

Al girarse, vio la Bestia que le gritó!

-Tu padre ha sido encarcelado por robar en mi jardín.

-Pero era solo una flor, dijo Bella.

-Y por esa flor ahora estará preso.

-Bella, déjame aquí y huye de eta bestia, dijo el padre.

Bella sabía que su padre era viejo, así que sin ningún tipo de miedo le dijo a la Bestia que liberara a su padre a cambio de ocupar ella su lugar.

-Nooo bella, no lo hagas.. le decía su padre con desespero.

Bella atrapada en el castillo

La Bestia aceptó el intercambio, sacó a su padre del calabozo y la metió a ella. Le dijo a su padre que se fuera de ahí, que era un ladrón y que nunca se le ocurriera regresar o lo volvería a encerrar.

El padre se despidió de Bella, y llorando huyó del castillo. La bestia encerró a Bella en el calabozo y cuando subía las escaleras, Bella escuchó unas voces…

-Señor… no puede dejarla ahí. Ella no tiene la culpa de nada…

-Es mi prisionera y se quedará ahí… dijo con rabia la Bestia.

-Señor recuerde, esta podría ser su mejor oportunidad… le dijo esa voz desconocida.

Quejándose la Bestia y de mala gana abrió la puerta del calabozo,  miró mal a Bella y se fue.

Bella no sabía que había pasado y de repente la extraña voz le dijo…

-Disculpa, no está acostumbrado a las visitas…

Bella miró a un lado y al otro, pero no logró ver nada, de repente la voz dijo

-Psst… aquí abajo, le dijo un candelabro que se podía mover y hablar.

-Hola, dijo Bella impresionada.

-Hola «mamuasel», mi nombre es “Vela”. Déjame llevarte a tu nueva habitación.

Bella siguió al candelabro y mientras éste le hablaba del castillo, le comentó que él no era el único sirviente de la Bestia, que habían muchos más por todo el castillo.

Al llegar a su habitación se dio cuenta que el «closet» también podía hablar, se presentó, y como era muy tarde se acostó a dormir.

A Partir de ese día, Bella empezó a vivir en el castillo, la relación con la Bestia era muy mala, pero se llevaba muy bien con los súbditos a tal punto que se volvieron sus amigos.

Le contaron que una horrible bruja les había tirado un encantamiento, debido a que el príncipe se había comportado mal con ella y sólo había una forma de romper el hechizo.

-¿Y cuál es la forma? preguntó Bella.

-Lamentablemente no te la podemos decir, dijo Vela.

-Si te lo decimos y nos ayudas a romper el hechizo nos quedaremos así para siempre… dijo el closet.

Bella dejó de preguntar y continuó hablando con sus amigos, ellos le dijeron que a partir de ahora tendría que comer con la Bestia… así que de mala gana ella fue con él.

La primera vez que comieron juntos fue incómodo y les molestaba la presencia del otro, pero poco a poco, con el tiempo aprendieron a llevarse mejor…

Hasta el punto de que empezaron a hablar de muchas cosas; de hecho Bella empezaba a pasar mucho tiempo con la Bestia, que a pesar de dar miedo a primera vista, era muy educado y sabía muchas cosas.

-¿Y qué cosas te gustan hacer? preguntó la Bestia.

-Una de las cosa que más me gusta y apasiona es leer… aunque creo que a nadie más le gusta eso… dijo Bella decepcionada.

-Mmm… cuéntame qué cosas has leído…

-Romeo y Julieta, El principito, Sherlock Holmes entre otros pocos… imagino que nunca has escuchado nada de eso…

-Pss… que malos gustos tienes… le dijo la Bestia.

-¿Qué dices?, ¿en verdad conoces todos esos libros?

-Si te gusta tanto leer, creo que lo mejor será que te muestre uno de mis lugares favoritos en el castillo…

Bella siguió a la Bestia hasta llevarla a una habitación llena de libros, era la biblioteca personal de la Bestia, esa habitación era más grande que la casa de Bella. Al ver tantos libros en un solo lugar quedó impresionada…

La bestia le regala a bella muchos libros

-¿En serio todo esto es tuyo? Preguntó Bella asombrada.

-Si, es mi lugar favorito de todo el castillo, puedes venir aquí a leer lo que quieras cuando quieras… contestó la Bestia.

-¿Y has leído todos estos libros?

-Mmm… no, algunos libros están en Griego…

Era la primera vez que Bella conocía a alguien con sus gustos, estaba tan feliz que no lo podía creer, a partir de ese día la Bella y la Bestia siempre estaban juntos. Hablaban de los libros que leían, y se contaban lo que le gustaba y lo que no.

Mientras en el pueblo el padre de Bella estaba muy triste y desolado, habían pasado semanas desde que vio a su hija… no sabía qué hacer, ya que por miedo a la Bestia no iba a ver a su hija.

Un día en el jardín la Bella le hablaba de un libro que le daba tristeza a la Bestia…

-Pobre chica, se sentía sola en el mundo…

-Por suerte nosotros felices y nos tenemos el uno al otro… y también a los sirvientes… dijo la Bestia.

-Pero como se puede ser feliz sin libertad, es verdad que aquí soy feliz, pero me da tristeza estar encerrada y no poder ver a mi padre…

La Bestia al ver a Bella triste, decidió dejarla libre y le dijo que si quería irse podía hacerlo… pero que si lo hacía y no volvía, él moriría de tristeza…

Bella le dio las gracias y le prometió que volvería, tomó un caballo y volvió a su aldea a buscar a su padre.

Cuando llegó a su casa vio a su padre y ambos se abrazaron, estaban sumamente felices ya que después de tanto tiempo volvieron a estar juntos.

-¿Cómo pudiste escapar de esa Bestia? preguntó su padre.

-Esa Bestia papá en realidad no es tan mala, de hecho le tengo mucho cariño.

-¿Que dices?.

-Si papá la Bestia y yo somos grandes amigos.

-Oohhh nooo… Bella debo contarte algo…

El papá de Bella le contó que le había dicho al pueblo, que una horrible Bestia tenía secuestrada a su hija.

Así que todos se habían armado para ir a enfrentarse a la Bestia, de hecho estaban siendo liderados por Gastón, que juro que te salvaría para obtener tu amor.

-Tenemos que ir a decírselo a la Bestia… gritó Bella.

Tomó su caballo y fue lo más rápido que pudo al castillo, pero ya el pueblo estaba allí, con antorchas y armas empezaron a quemarlo y romperlo todo, mientras buscaban a la Bestia.

Todos los súbditos empezaron a pelear para defender al castillo y su amo, pero Gastón vio en la parte más alta del castillo a la Bestia. Cogió su espada y fue a buscarlo para matarlo…

Cuando Bella llegó los vio en lo alto del castillo. Gastón había lastimado a la bestia con la espada, así que fue a ayudar a la Bestia de inmediato.

Cuando Gastón estaba a punto de dar el último golpe, Bella gritó.

-Nooo!!!

-¿Que dices?, esta horrible Bestia te había secuestrado; merece morir, dijo Gastón mientras sostenía su espada.

-No lo hagas, él no es malo, le suplicó Bella.

-Por qué debería dejar con vida a esta Bestia…

-Porque lo amo…

Cuando Gastón escuchó eso, se enfureció y le dijo.

-Pues con más razón mataré a la Bestia y tú tendrás que aprender a quererme, así sea a la fuerza.

Gaston golpeó a Bella; la Bestia al ver que habían lastimado a su amada se lanzó en contra de Gastón y lo empujó de la torre del castillo.

Cuando Bella abrió los ojos, la Bestia yacía en el suelo herido de muerte… fue rápidamente a abrazarlo.

-Volviste… dijo la Bestia moribundo.

-Resiste, te pondrás bien, respondió Bella con tristeza.

-Ya es muy tarde… Bella lo siento…

Cuando Bella vio que la Bestia parecía morir le susurró unas palabras.

-Bestia no te puedes morir… porque yo te amo… le dijo bella mientras lo abrazaba.

Bella le dice que ama a la bestia

De un momento a otro la luz de la luna iluminó a la Bestia y después a todo el castillo, el hechizo de la bruja se había roto por el amor verdadero de Bella.

Todo volvía a la normalidad; los sirvientes dejaron de ser objetos de decoración y se convirtieron en personas nuevamente, el castillo se iluminó y volvió a ser el hermoso castillo que era antes.

La Bestia se iluminó de luz y volvió a ser el príncipe joven y apuesto que era anteriormente; todos estaban llenos de alegría y felicidad.

Ahora la Bella y la Bestia, o mejor dicho la Bella y el Príncipe se casaron para vivir felices para siempre.

Moraleja del cuento de la Bella y la Bestia

La moraleja o enseñanza más grande que puede inspirar este cuento, es que la belleza real que puede poseer una persona, en realidad está en su interior.

No importa lo Bestia que pueda verse en el exterior; si no lo bello de su corazón lo que realmente importa y no hay que dejarse llevar por las apariencias físicas.

Otro punto a resaltar es que el amor puede salvar y cambiar a las personas; esto no sólo se aplica en cuentos de hadas, también se aplica en la vida real.

Si te gustó este cuento, seguro te interesará también ver esta otra versión animada igual de significativa y bella. No te lo pierdas!